Candidaturas presentadas al IV Concurso de datos abiertos

Finalizado el plazo de presentación de candidaturas al IV Concurso de Datos Abiertos, es hora de hacer balance de la participación.

En esta ocasión se han presentado 44 candidaturas válidas de las que tenemos el siguiente reparto por categorías:

  • Ideas: 21
  • Productos y servicios: 25. De estas, 9 han sido presentadas por estudiantes.
  • Recurso didáctico: 8
  • Periodismo de datos: 3

Hay que tener en cuenta que una candidatura puede presentarse a más de una categoría.

Hay candidatos de todas las provincias de Castilla y León, salvo Ávila, junto con representantes de otras 7 comunidades autónomas.

Por otro lado, es preciso destacar que 25 de las 49 solicitudes se recibieron el 30 de septiembre, último día del plazo dado para su presentación.

Por último, 39 de las 49 solicitudes se presentaron de manera presencial. Esto supone un 80% frente al 60% de la edición anterior.

Cartel IV Concurso de Datos AbiertosLa fase siguiente del proceso es la deliberación del jurado, que se reunirá próximamente para debatir sobre todas las candidaturas. Recordemos que contamos con un jurado de excepción, formado por periodistas tan reconocidos como Antonio Delgado y Ana Tudela (Datadista), Daniele Grasso y Kiko Llaneras (El País), Paula Guisado (Newtral) y Jesús Escudero (El Confidencial), y profesionales como Olga Quirós (Secretaria General de la Asociación Multisectorial de la Información) y Benjamín Sahelices Fernández (Profesor Titular del Departamento de Informática, Universidad de Valladolid). Jesús Vaquerizo (Instituto para la Competitividad completa el jurado junto con Ana Menéndez y Antonio Ibáñez (DG Transparencia y Buen Gobierno).

Es nuestra voluntad agilizar dicho proceso para poder resolver los premios a la mayor brevedad posible.

Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno
Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior

IV edición del Concurso de Datos Abiertos

Cartel IV Concurso de Datos AbiertosLa Junta de Castilla y León ha convocado una nueva edición del Concurso de Datos Abiertos.

Esta cuarta edición vuelve a tener como objetivos la difusión del Open Data y de la existencia del portal de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León así como dinamizar la generación de aplicaciones y servicios de valor impulsando la comunidad de reutilizadores en Castilla y León.

Como ya adelantábamos en el anterior post, se incorpora una nueva categoría de “Periodismo de Datos”. Así pues, esta convocatoria cuenta con cuatro categorías, en las que es preciso utilizar conjuntos de datos del portal de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León:

  1. Categoría “Ideas”: proyectos que describan una idea para crear estudios, servicios, sitios web o aplicaciones para dispositivos móviles.
  2. Categoría “Productos y Servicios”: proyectos que proporcionen estudios, servicios, sitios web o aplicaciones para dispositivos móviles. Esta categoría reserva un premio a estudiantes.
  3. Categoría “Recurso Didáctico”: creación de recursos didácticos abiertos (publicados con licencias Creative Commons) nuevos e innovadores, que sirvan de apoyo a la enseñanza en el aula.
  4. Categoría “Periodismo de Datos”: piezas periodísticas publicadas o actualizadas (de forma relevante) en cualquier soporte (escrito o audiovisual).

El concurso reparte un total de 10.500 euros en premios a los que hay que sumar la asesoría en materia de desarrollo empresarial, proporcionada por el Área de Creación de Empresas del Instituto para la Competitividad Empresarial de Castilla y León (ICE).

El plazo de presentación de candidaturas es de dos meses, finalizando el 30 de septiembre.

Tienes más información sobre el concurso en el portal de datos abiertos de la Junta de Castilla y León.

La difusión la realizaremos a través de webs, redes sociales, prensa, correos electrónicos… La experiencia nos dice que todos los canales suman.

¿Nos ayudas a difundirlo? O, mejor aún, ¿participas?

Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno
Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior

Concurso de Datos Abiertos: preparando una nueva edición para 2020

La pandemia de la COVID-19 ha demostrado el valor de publicar la información de forma clara, con el máximo detalle posible, comprensible para cualquier ciudadano y en datos abiertos. Sin embargo, todavía hay gran parte de la ciudadanía que no conoce de su existencia y del potencial que tiene la información pública para impulsar la transparencia cuando esta se pone a disposición de todos en formatos que se puedan tratar y explotar, esto es, en formatos reutilizables.

La Junta de Castilla y León dedica gran parte de su esfuerzo actualmente para que esto sea una realidad en consonancia con el valor que la información pública posee hoy en día. Son muchos estudios los que revelan la importancia de este fenómeno, entre los que se encuentra el reciente informe “Del Sector Infomediario a la Economía del Dato” publicado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI). Por este motivo, en la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior estamos preparando una nueva convocatoria del concurso de datos abiertos

Con tres ediciones realizadas y más de 100 proyectos presentados, esta iniciativa pretende difundir y premiar el uso de los datos abiertos en general y, en especial, los que genera nuestra Administración y están disponibles en el Portal de Transparencia de la Junta de Castilla y León. En este blog hemos hablado en diferentes posts sobre las anteriores ediciones.

Ya hemos dado el primer paso para la convocatoria de este año con la aprobación y publicación de la Orden TRA/483/2020, de 9 de junio, por la que se crean los premios «Datos Abiertos de la Comunidad de Castilla y León» y se establecen las bases reguladoras que han de regir las convocatorias.

Detalle de la Orden de Bases del Concurso

Entre las principales novedades de la convocatoria de 2020 destaca la creación de la categoría «Periodismo de Datos». Su objetivo es destacar piezas periodísticas publicadas en cualquier soporte elaboradas a partir de datos abiertos. Se mantienen, por otra parte, las categorías «Ideas», «Productos y Servicios» y «Recursos Didácticos» y la reserva de algunos para estudiantes con el fin de estimular su uso entre las generaciones más jóvenes. Los premios alcanzarán un importe global de 10.500 euros.

Si has realizado algún trabajo con datos abiertos de la Junta de Castilla y León, piensas hacerlo o tienes alguna idea sobre ello, anímate y prepara tu candidatura. ¡Te esperamos!

Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno
Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior

La gestión del portal de transparencia

La Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno, perteneciente a la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, tiene entre sus competencias tanto el diseño, impulso, coordinación y supervisión de actuaciones en materia de publicidad activa, acceso a la información pública y reutilización de la información como la dirección y coordinación de los contenidos de los portales web corporativos de la Administración de la Comunidad de Castilla y León.

Detalle del portal de transparencia, con información de altos cargosLos más de 60 portales web se alojan en su gran mayoría en la plataforma ‘SIAU’ de gestión de contenidos.

En particular, es el Servicio de Transparencia y Reutilización de la Información quien se encarga de gestionar el portal de transparencia, que forma parte del portal de gobierno abierto.

Este no es el único trabajo que realiza el personal de este servicio dado que asume también la gestión de otros portales web. Asimismo ofrece formación y soporte al personal integrante de las unidades de publicación del SIAU (personal de otros centros directivos que, de forma delegada, gestionan sus propios portales web). En total, son más de 200 editores.

La gestión de las obligaciones de publicidad activa en el portal de transparencia se lleva a cabo de forma coordinada con las diferentes Consejerías y de forma distinta dependiendo de la naturaleza de cada contenido:

En definitiva, la política es la siguiente:

  1. Homogeneizar la información que se publica de cada obligación de publicidad activa, de manera que toda ella sea comparable sin diferencias de formato o estructura entre Consejerías.
  2. Buscar aquellos interlocutores que, por sus competencias, ya estén recopilando la información de todas las consejerías.
  3. Si la información ya se está publicando en el portales web temáticos, enlazar a la misma o recopilarla de forma automática del gestor de contenidos del SIAU para mostrarla en el portal de transparencia.
  4. En caso contrario, solicitar la información a los centros directivos correspondientes para publicarla de forma homogénea en el portal, siempre que no sea posible conseguirla fácilmente consultando otras fuentes (como el Boletín Oficial).

Un procedimiento que se adapta a cada situación y circunstancia.

Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno
Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior

El Catálogo de Información Pública como instrumento clave para la transparencia

Comenzamos una serie de publicaciones donde explicaremos el proyecto de elaboración y puesta en marcha del Catálogo de Información Pública en la Junta de Castilla y León.

Este primer post lo dedicaremos a presentar este instrumento.

¿Qué es un Catálogo de Información Pública?

Los catálogos de información pública recopilan aquellos contenidos e informaciones de publicidad activa que, en cada momento, se considera que gozan de relevancia suficiente para incorporarse a los portales de transparencia para su difusión universal.

¿Y qué contenidos forman parte del Catálogo?

agua transparentePara determinar cuáles son esos contenidos podemos apoyarnos en los siguientes criterios:

  1. Contenidos que son de publicidad obligatoria de acuerdo con la normativa vigente.
  2. Información solicitada con mayor frecuencia.
  3. Contenidos que, de acuerdo con la normativa sectorial, deben ser publicados en espacios de acceso libre y público.
  4. Cualquier otra información que se haya acordado con los diferentes órganos y entidades que integra un determinado sector público.

El catálogo puede hacer referencia únicamente a los contenidos de la administración pública de la que se trate. Ahora bien, también puede ampliarse a otros contenidos que sean responsabilidad de los entes públicos de derecho privado, empresas y fundaciones públicas de la administración.

¿Qué datos se incorporan asociados a cada contenido?

El catálogo incluirá, al menos, el órgano directivo responsable de cada uno de los contenidos, el origen de la obligación de publicar (normativa o no) y la frecuencia de su actualización o revisión.

La frecuencia de actualización que constará en el catálogo hará referencia a la periodicidad de revisión del contenido, con independencia de que la información se haya visto modificada o no desde la última vez que se actualizó.

Esta información es una propuesta de mínimos. La incorporación de otros metadatos como el formato no hará sino enriquecer y hacer más operativo el catálogo.

¿Para qué sirve un Catálogo de Información Pública?

Un instrumento como este no tiene una única utilidad, sino que sus beneficios son múltiples:

  • Permite estructurar los contenidos de publicidad activa, identificar a sus responsables y los plazos de actualización de cada uno de ellos. De esta forma, cualquier persona puede hacer un mejor y mayor seguimiento del nivel de transparencia de la administración y, en particular, de cada uno de los órganos o entidades que la integran.
  • Posibilita la actualización ágil del catálogo al admitir la inclusión de nuevos contenidos o la modificación de sus responsables cuando se produzca una reestructuración administrativa.
  • Tiene la clara vocación de servir de impulso a la política de transparencia activa en la administración. Saber que los compromisos son públicos y visibles por la ciudadanía tiene un claro efecto motivador entre los diferentes órganos o entidades. Esta finalidad responde a algunas de las frases célebres en el ámbito de la transparencia: “Cuanto más te observo, mejor te comportas” (Jeremy Bentham); “La luz del sol es el mejor de los desinfectantes” (Louis Brandeis).
  • Pone en valor el trabajo algunas veces “invisible” de la administración y ayuda a justificar su presencia allí donde existe un evidente interés público o una necesidad ciudadana que atender.
  • Mejora la rendición de cuentas, la eficiencia y calidad de los servicios públicos al facilitar el análisis y comparación de resultados derivados de la gestión que llevan a cabo las administraciones.
  • La propia administración se beneficia de la publicación de la información al poderla reutilizar para mejorar el ejercicio de las competencias y posibilitar la toma de decisiones a la luz de datos y evidencias.
  • A mayor publicidad activa, menor carga de trabajo habrá que asumir para hacer frente a la creciente demanda de información pública por parte de la ciudadanía.

Entonces, ¿es obligatorio contar con un Catálogo de Información Pública?

La normativa estatal básica de transparencia no obliga a las administraciones públicas a crear un Catálogo. Ni siquiera obliga a crear portales de transparencia sino únicamente a disponer de espacios web o sedes electrónicas en los que se publiquen determinados contenidos.

Sin embargo, el catálogo es un instrumento que facilita la gestión de la transparencia en la administración y, sobre todo, un seguimiento del cumplimiento de sus obligaciones y compromisos de publicidad.

Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno
Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior

DataHub Energético de la Administración de Castilla y León

Contexto energético

La transición energética, tan de moda en las últimas semanas y promovida en todos los países europeos y a nivel mundial, requiere del desarrollo y evolución en paralelo de una transformación digital. Las nuevas tecnologías de la información, la información energética, la eficiencia energética y la integración de energías renovables irán todas unidas y actuarán como catalizadores de la transición energética y la reducción de emisiones de CO2 de la economía.

Las recientes directivas europeas promueven que el consumidor sea actor fundamental de la transición energética. Además, identifica una serie de barreras que habrá que salvar para llegar a tal fin. El consumidor debe tener un acceso ágil y sencillo a la información de consumo, ésta debe ser cuasi-instantánea y además debe haber una integración entre los sistemas de medida y los equipos de consumo.

La situación de partida en España dentro del sector eléctrico es buena, dado que existe gran cantidad de información debido al despliegue de contadores inteligentes. Sin embargo, el acceso a la información de consumos eléctricos horarios de una forma “sencilla, única y neutral” aún está por desarrollar. Si hablamos de contadores de gas natural, su recorrido es mucho más corto; por una parte, por la dificultad de medir los consumos de gas (depende de la presión y temperatura del gas, así como de su composición), por otra porque no se tiene la infraestructura de comunicación que si existe en el sector eléctrico. De esta forma, sólo en las grandes instalaciones de gas se posee información de consumos horarios de gas, aunque requiere de desarrollo normativo para que dicho acceso este regulado por ley.

Optimización de contratos energéticos en la administración autonómica de Castilla y León

Desde hace 7 años, el EREN trabaja en colaboración con todos los organismos de la Administración autónoma para tener una base de datos informatizada con todos sus edificios y suministros energéticos. Dicha base de datos es OPTE (Optimización Energética), ha sido desarrollada conjuntamente con los servicios informáticos de la Administración autónoma y está en constante desarrollo evolutivo. Con dicha base de datos todos los Organismos de la Administración realizan las compras energéticas, realizan optimizaciones anuales de sus contratos y hacen el seguimiento de sus consumos. Todo ello ha supuesto un ahorro anual de 2,5 millones euros desde el año 2015 únicamente por la optimización del coste eléctrico fijo. Ya en el año 2016, el EREN recibió por este proyecto un premio del Ministerio de Hacienda.

El “DATAHUB” energético de la administración autonómica

En este contexto energético y con el compendio de información de la base de datos OPTE, ahora el EREN ha creado el DataHub Energético de la Administración de Castilla y León. Dentro del proyecto de Gobierno abierto de la Comunidad y en colaboración con todo el equipo de datos abiertos, se publica el detalle de los 1.508 centros de consumo de los que Comunidad autónoma paga la factura energética. Para cada centro de consumo se puede visualizar tanto las características de cada uno de los 2.500 suministros energéticos como de sus consumos mensuales necesarios para su funcionamiento (electricidad, gas natural y gasóleo de calefacción); además se tienen datos de 45 estaciones meteorológicas. Todo ello supone un compendio de 2,6 millones de registros.

DATAHUB energético de la Administración autónoma de Castilla y León

La singularidad adicional de toda esta información es que está en formato de datos abiertos, es decir, accesible y público para ser explotado por cualquier ciudadano o empresa que quiera a su vez generar nuevos datos.

Aplicación y evolución del Datahub energético

El DataHub o base de datos energética así conformada, supone un ejercicio de transparencia por parte de la Administración de Castilla y León. El exhaustivo conocimiento energético de nuestras instalaciones será parte fundamental para la toma las decisiones, como la implementación del autoconsumo eléctrico, la implementación del vehículo eléctrico o priorizar las necesidades de reformas en nuestros edificios. Nos ayudará, en definitiva, a tomar las necesarias medidas para alcanzar los objetivos de la transición energética dentro de la Administración, actuando así de forma ejemplarizante de cara a otras Administraciones y al ciudadano.

Aunque por ahora le detalle de los consumos energéticos del DataHub es mensual, ya se está trabajando para la puesta a disposición en datos abiertos de los consumos eléctricos horarios, comenzando por los hospitales de la Administración autónoma, donde se concentra el 50% del gasto eléctrico.

Por el DataHub Energético, el pasado 4 de diciembre, el EREN ha recibido el premio extraordinario de A3E (Asociación de Empresas de Eficiencia Energética).

Miguel Ángel Martínez Cabero
Dpto. Gestión Energética en la AA.PP, Regulación y Proyectos
Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN)

Dando voz a los usuarios de la web

En el anterior post hablábamos de la importancia de la experiencia de usuario. En particular, de la necesidad de contar con nuestros usuarios a la hora de tomar decisiones sobre el diseño de la web.

Pero la duda surge siempre con respecto al tamaño de la muestra. Está comprobado que basta con solo 30 usuarios para conseguir información representativa que nos ayude a agrupar elementos en categorías. Esto es especialmente útil cuando queremos organizar información de nuestra web y no sabemos cómo.

La prueba de fuego la hemos tenido organizando la información que hay en nuestra página principal (landing page) www.jcyl.es. Tener más de 60 portales temáticos nos obligaba a presentar todas las opciones mediante un supermenú. Para organizarlo, preguntamos a nuestros usuarios dando como resultado cinco grandes bloques: Gobierno y Administración; Ciudadanía; Empleo y Empresa; Turismo y Cultura; Trámites Electrónicos.

Supermenú de la web www.jcyl.es

En las últimas semanas hemos trabajado en organizar los elementos (las obligaciones) que se publican en nuestro portal de transparencia.

Una estructura muy habitual es la que proporciona la ley de transparencia estatal:

  • Información institucional, organizativa y de planificación
  • Información de relevancia jurídica
  • Información económica, presupuestaria y estadística

Esta organización de contenidos es la que hemos utilizado hasta ahora en el portal de gobierno abierto si bien existen otras clasificaciones (indicadores de Transparencia Internacional, por Consejerías, etc.). Sin embargo, creíamos en la necesidad de dar un paso más allá y comprender cuál es la necesidad real de los ciudadanos.

Haciendo un card sorting (así se llama la técnica) con 30 ciudadanos podíamos mejorar la experiencia de uso de miles de usuarios que tenemos todas las semanas.

Decidimos abordar la tarea, y en este post os explicamos cómo lo hicimos.

1.  Selección de usuarios

El objetivo era conseguir al menos 30 colaboradores, pero no vale con cualquier tipo de usuarios. Si escogemos un solo tipo de perfil tendremos un sesgo en los resultados. De igual forma, tratamos de buscar personas que no estuvieran familiarizadas con la administración, para no estar condicionadas.

Por ello era preciso tener diversidad de sexo, edad, formación y relación con la administración para que la muestra sea representativa. La muestra de los 34 usuarios que participaron fue la siguiente:

Muestra de edad y sexo Muestra de relación con la administración y formación

Como puede verse, hay un claro equilibrio en las diferentes franjas de edad, y en el sexo de los participantes.

Por otro lado, tratamos de conseguir usuarios con diferentes frecuencias de relación con la administración y nivel de estudios. En el primer caso predominaron aquellos usuarios menos familiarizados con la administración y en el segundo un perfil más cercano a lo que entendemos que suele ser un usuario del portal de transparencia.

2. La herramienta

Buscamos una herramienta que fuera fácil de configurar, flexible y con buenos informes. Además con una buena experiencia de usuario (facilidad de uso).

3. Las tarjetas

Los usuarios tenían como tarea organizar las tarjetas de las obligaciones de transparencia. En nuestra administración hay más de 90 obligaciones, pero plantear tantas alternativas es contraproducente para que el test salga bien. Se recomienda no superar las 50 tarjetas.

Por ese motivo, en algún caso no hicimos el desglose completo. Por ejemplo, planteamos “Planes y programas” en lugar de desglosar en los mismos cada subelemento: identificación; actividades previstas; medios previstos; tiempo previsto; grado de cumplimiento y resultados; indicadores de medida/valoración de los planes.

De esta forma presentamos 47 tarjetas. En tres casos duplicamos la tarjeta con diferentes nombres:

  • “Encomiendas de gestión y encargos a medios propios” vs. “Trabajos encomendados a otros organismos” –> 52%
  • “Plazas de libre designación” vs. “Personal interno de confianza” –> 50%
  • “Personal eventual” vs. “Asesores externos” –> 61%

No es muy rigurosa la equivalencia pero tratábamos de comprobar si los usuarios entendían bien el significado de los términos más “técnicos” (se indica el porcentaje de usuarios que metieron en la misma categoría a ambos conceptos).

4. Las categorías

El objetivo del trabajo era crear las categorías. Por ello dejamos que los usuarios crearan tantas como quisieran. Y que fuesen ellos quienes asignaran los nombres que les parecieran.

5. Los resultados

La herramienta proporciona diferentes tipos de informes. De todos ellos, os mostramos el que nos ha parecido más útil: la matriz de similitud.

Matriz de similitud

Analizamos los conjuntos de obligaciones que los usuarios han agrupado con mayor frecuencia y llegamos a la conclusión de los bloques que debíamos establecer:

  • Gobierno y estructura
  • Planificación
  • Empleo público
  • Normativa
  • Información económica y estadística. Bienes

El resultado lo podéis ver en el portal de gobierno abierto.

Ni que decir tiene que se trata de una estructura viva, que a buen seguro sufrirá cambios en los próximos meses. La incorporación de más información de transparencia o nuevos test de usuario nos obligarán a ello.

Antonio Ibáñez Pascual
Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno
Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior

La importancia de la experiencia de usuario

Los días 16, 17 y 18 de noviembre se celebró en Sevilla el Congreso Novagob 2019. En el mismo la Junta de Castilla y León participó en diferentes sesiones. Una de ellas fue la charla breve sobre la importancia de la experiencia de usuario, dentro de Desafíos en 10 (minutos).

Compartimos con vosotros el contenido de la misma.

Partiendo de una presentación tan larga como llena de datos intrascendentes para el auditorio, nos planteamos las siguientes preguntas: ¿es la información que necesitáis? ¿Os resulta interesante lo que se ha contado?

Persona echándose las manos a la cabeza

Pues pensemos por un momento en las veces que publicamos en Internet información que no necesita el ciudadano:

  1. Nuestra administración tiene las competencias de gestión de tal por el Decreto cual y bla bla bla… Muy bien, muy bien… ¿es lo que está buscando el ciudadano? Los ciudadanos buscan servicios, cómo hacer gestiones… y les llenamos de presentaciones que no necesitan. Elimina información que no aporta valor.
  2. Ojo, hay información que debe aparecer. Exponer la base legal, ofrecer más información… pero debemos pensar qué es lo realmente importante, lo que busca el ciudadano, y priorizarlo. Reordena los contenidos.
  3. Reescribe dejando el texto en la mitad. Reduce.

Pero ya nos podemos imaginar lo que se os pasa a muchos por la cabeza: es que los contenidos me los pasan así, que si es totalmente necesario que aparezca esto, que si quiero una imagen que haga más dinámica la web…

¿Por qué no nos rebelamos y cambiamos las cosas? ¿Hemos probado a hablarlo con los responsables?

Personas reunidas hablando

Además de aplicar el sentido común, hay buenas prácticas que se pueden utilizar: frases cortas, lenguaje cercano (no administrativo), puntualizar los temas importantes, resumir los párrafos a 3 o 4 líneas como máximo… Hay muchas fuentes de lectura clara y de usabilidad web que nos ayudarán a apoyar nuestros argumentos.

Además de realizar una buena gestión de los contenidos es necesario que los usuarios puedan localizarlos fácilmente. Los buscadores en general, y Google en particular, son la puerta de entrada que predomina en muchos casos, y para tener un buen posicionamiento es importante tener contenidos de calidad.

También puede haber ciudadanos que accedan a través de enlaces directos, pero no son pocos los que acceden a nuestra web y navegan y navegan y navegan tratando de encontrar la información que necesitan.

¿Y cuál es la mejor forma de organizar nuestra información? Podemos verlo más o menos claro y decidir una arquitectura de contenidos de forma rápida, o empezar a discutir internamente cómo debemos hacerlo. Pero, ¿podemos asegurar que es la mejor elección?

Por ejemplo, ¿cómo organizamos las obligaciones de transparencia? ¿según los artículos de la ley estatal? ¿los indicadores de Transparencia Internacional?

Fijaros, a la página www.jcyl.es (a esa página en concreto) podemos tener al día del orden de 10000 visitas. O en el portal de Gobierno Abierto, unas 700 visitas al día.

Sabéis que con sólo 30 usuarios tenemos información representativa para agrupar elementos en categorías (los temas de mi web, o las obligaciones de transparencia). ¿No merece la pena hacer un card sortig (así se llama la técnica) con 30 usuarios para mejorar la experiencia de uso de miles de usuarios que tenemos todas las semanas?

CocheCuando un coche sale de la cadena de montaje pasa unos controles de calidad. ¿Tenemos nosotros los nuestros? ¿Los llevamos a la práctica?

En el momento en el que conseguimos tener contenidos de calidad y una buena arquitectura de información, es decir, estructurados y presentados de forma clara y entendible, ¿hemos terminado el trabajo? 

Pues siento deciros que ni mucho menos… Esa web tan bonita que tenemos, ¿la hemos probado? Mejor dicho, ¿las han probado nuestros usuarios? ¿Saben interaccionar bien con los elementos de la web (botones, menús, etc.) Pues haciendo un test de uso de nuestra web sólo con 10 usuarios podemos detectar el 80% de los problemas que tiene. ¿No merece la pena?

Y leer e interpretar las estadísticas de uso. Pero no sólo para decir: ‘tengo más visitas que el mes pasado’. ¿Analizamos si lo que destacamos en la web es lo que los usuarios visitan?

Pues en la web debemos plantearnos iterar, plantear una mejora continua.

¿Qué impresión os lleváis cuando vais a un supermercado y os encontráis un producto caducado? 

Pues es la misma experiencia de usuario que cuando visitamos una web y encontramos contenidos totalmente obsoletos o sin actualizar. Qué apego tenemos a “déjalo por si acaso”, ¿verdad? Cogemos cariño a esos contenidos que ya forman parte de la historia de la web.

Habitación llena de objetos y desordenada

Hablando de escenarios recargados e inútiles, usemos imágenes y visualizaciones de datos para comunicar en nuestra web, no para decorarla.

Y cuando hablamos de experiencia de usuario, ¿de qué usuarios? Debemos pensar en quiénes pueden visitar nuestra web. Y prepararla para cualquiera de ellos. Eso es la accesibilidad, pensar en todos nuestros ciudadanos.

No pensemos sólo en personas con discapacidad sino también otros colectivos como personas mayores. Diseñar bien implica tener contendidos con una lectura fácil, navegación clara e interacción intuitiva para todos. Que nadie tenga que decir “No me hagas pensar”. Eso es algo que beneficia a todos.

Diversidad de usuarios

Bien, ¿ya os hemos convencido? ¿Alguien que piense que la experiencia de usuario no es importante? No nos lo digáis a nosotros, decídselo a las personas que van a visitar vuestra web. Miradles y decidles que “Aquí tiene su producto” No es lo que ha pedido pero bueno, es lo que hay.

“Es que lleva tiempo…” ¿Qué queremos? ¿Salvar el expediente o hacer bien las cosas? ¿Escupir contenidos o informar bien?

Si queremos cambiar la cultura interna de la organización debemos gestionar ese cambio.

Puños unidos llamando a la acción

El cambio empieza hoy.

Antonio Ibáñez Pascual
Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno
Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior

@transparencia se suma a las redes sociales

Hace ya más de 7 años que la Junta de Castilla y León inició su estrategia de presencia en redes sociales. La misma se ha ido reflejando en las ya 5 ediciones de la guía de usos y estilo.

Desde entonces nuevas cuentas se han ido incorporando al listado corporativo, hasta sumar un total de 25. De ellas, 21 tienen presencia en Twitter, a las que se suma desde ahora la cuenta de Gobierno Abierto, @transparencia.

Tal y como se recoge en la guía, hemos realizado un importante trabajo previo: definición de objetivos, público destinatario, contenidos y recursos con los que contamos para su gestión. Los compartimos con vosotros:

Objetivos

Dar una mayor publicidad a los datos y la gestión del Gobierno autonómico y promoverá que los ciudadanos conozcan y aporten sus sugerencias y comentarios en los foros de participación

Público destinatario

Ciudadanos de Castilla y León y personas interesadas en políticas de gobierno abierto.

Contenidos

La experiencia de muchos años coordinando cuentas nos dice que tener un buen plan de publicación permite trabajar de forma eficiente. Tener claro de qué temas se van a hablar, de dónde obtienen los contenidos, con qué imágenes se cuentan, etc. facilita la labor de monitorización y de publicación.

Plan de publicacion de @transparenciaUn plan que debe ser dinámico, adaptándose a la información que nos proporcionen los indicadores y a la experiencia obtenida.

Recursos con los que contamos

La presencia estable de la cuenta se garantiza gracias al trabajo de personal al servicio de la Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno, con el apoyo de su Director General y el equipo de prensa de la Consejería.

 

Un nuevo proyecto que comenzamos con ilusión, que esperamos mejorar día a día y en el que contamos con tu interacción.

El equipo gestor de @transparencia
Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno
Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior