Consumiendo nuestros propios datos

Diversidad de datos que gestiona una administraciónQue las administraciones públicas pueden (y deben) ser reutilizadores de la propia información pública no es algo nuevo. El Director de la iniciativa de datos abiertos de Estados Unidos ya lo apuntaba hace meses: “Consume tus propios datos. El error más común que veo en los gobiernos que trabajan con datos abiertos es pensar que con la publicación acaba el trabajo. La publicación es sólo el principio”.

Recientemente la iniciativa datos.gob.es publicaba en su blog diversos ejemplos sobre cómo impulsar mejoras en la administración pública gracias a los datos abiertos. Se ponían ejemplos que permitían aumentar la transparencia, mejoras en la eficiencia y en la toma de decisiones.

Una barrera con la que nos encontramos en las iniciativas de datos abiertos es que, en muchas ocasiones, los usuarios reutilizan los datos sin que sepamos para qué. Recientemente hemos identificado dos casos de uso interno de nuestros datos abiertos que queremos compartir con vosotros:

Por un lado, un inspector de sanidad identificó un problema que teníamos en la descripción de varios conjuntos de datos. Con la intención de conocer más a fondo la utilidad que le estaba dando a los datos, conversamos con él y nos habló del uso que daba a estos datos:

  • Por un lado, usando el registro de bares y de restaurantes que publica la DG de Turismo para conocer los posibles puntos en los que hacer las inspecciones.
  • Por otro lado, usando el registro de desfibriladores. Hasta ahora, tenía que llamar a la provincia para recibir los datos, que incluso podrían contener errores. Ahora tiene los datos de inmediato de la fuente original.

Este tipo de colaboración interna es la que intentamos fomentar, ya que nos permite conocer detalles a los que nosotros no llegamos. Este tipo de experiencias son siempre muy positivas.

Por otro lado, los datos abiertos de superficies de cultivos o los de explotaciones ganaderas se utilizan en otros centros directivos de la Consejería de Agricultura y Ganadería diferentes al publicador. Por ejemplo, casi todos los informes de los proyectos que realizan en el área de estructuras agrarias. Se utilizan para realizar cálculos para medidas concretas de impacto ambiental o para obtener cifras que justifiquen fondos europeos. Anteriormente al consumo de los datasets tenían que reclamarlos a compañeros de otros departamentos para que se los facilitaran, bucear por el portal, etc. Ahora es mucho más ágil.

Esta mejora de la productividad se une a que, con la publicación de datos, se ahorra mucho tiempo en la respuesta a los ciudadanos. La propia publicación de los datos del registro de desfibriladores es un ejemplo. Ahora basta con redirigir al ciudadano interesado al dataset en cuestión en lugar de tener que generar el fichero cada vez que se recibe una petición.

El conocer qué uso y para qué fin la ciudadanía y las propias administraciones necesitan esos datos nos permite mejorar nuestra oferta de datasets y ayudarles en el desarrollo de sus proyectos. Y también La identificación de casos de reutilización permite poner en valor el trabajo que realizamos.

Antonio Ibáñez Pascual
Dirección General de Análisis y Planificación
Consejería de la Presidencia

Esta entrada fue publicada en Datos Abiertos, Innovación Administrativa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *