Miradas en el archivo

Ayer lunes 25 de noviembre, coincidiendo con el Día Internacional Contra la Violencia de Género, tuvieron lugar en el Archivo Histórico Provincial de Ávila, unas Conversaciones con ocasión de la clausura de la exposición “Un tiempo entre visillos“.  Esta interesante muestra, que pone de manifiesto una vez más que no es necesario realizar grandes dispendios para difundir los fondos y dar a conocer las tareas que se realizan en los archivos, ha pasado ya por varios archivos de la red provincial del sistema de Castilla y León.

En representación de la Consejería de Cultura y Turismo, el Jefe del Servicio de Archivos y Bibliotecas, Carlos Travesí de Diego, presentó el acto. Contextualizó la muestra y mostró su agradecimiento a Patricio Fernández García, quien fue el principal muñidor de este proyecto y ahora es el responsable del Servicio de Promoción Cultural de la Dirección General de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León.

La charla tuvo una intención integradora, ya que reunió a mujeres con visiones muy diversas e incluso opuestas sobre el papel del género femenino durante el siglo XX. Sin duda la directora del Archivo Histórico Provincial de Ávila, Carmen López Sanchidrian, tuvo mucho que ver en la elección de las participantes.

20131125_181259

En primer lugar tomó la palabra Concepción Pedrosa, mujer nonagenaria con una memoria envidiable y una lucidez que para nosotros quisiéramos algunos. Mujer del ámbito docente, su relación con los archivos viene de familia. A muchos el apellido Pedrosa les resultará familiar, ya que Carmen Pedrosa Pérez-Dávila fue la directora del AHP de Ávila. El libro que se hizo para homenajearla: Los Archivos y la investigación [1988], fue una de las primeras y más provechosas lecturas archivísticas para toda una generación en la que me incluyo. Trazó una panorámica de su niñez en la Galicia rural de la que me quedo con una afirmación muy útil para quienes afrontamos el reto de la paternidad responsable: “las actitudes de mis padres permanecen siempre como referencia y han sido siempre un modelo en mi propia vida”.

20131125_181251_web

María Luisa Losada Losada y María Cruz Fernández de la Puente mostraron una visión amable de las circunstancias por las que pasó la mujer durante los años posteriores a la Guerra Civil, incluida una más que benévola valoración del papel de las instituciones que el Régimen de Franco creó para canalizar las necesidades de aprendizaje y mejora su calidad de vida: higiene, cuidado de los hijos, etc.

El testimonio de María Teresa Calvo fue muy interesante. Contó en primera persona su experiencia como maestra rural que en el año 1963 se incorporó a su plaza en una pequeña y aislada localidad de la provincia de Ávila. Una visión que encajaba muy bien en el ambiente de la muestra fotográfica: contraste entre la vida rural y la pujante presencia de la mujer en tareas docentes que, sin duda, contribuyó a cambiar poco a poco las mentalidades de aquella generación que protagonizó el éxodo del mundo rural a las grandes ciudades durante los tiempos del desarrollo.

Finalmente Sonsoles Sáez Nieto, profesora de filosofía, dedicó su intervención a explicar un particular proyecto realizado con sus alumnos de Secundaria empleando las imágenes de la exposición para reflexionar acerca del papel de la mujer tanto en el pasado como en nuestros días. Destacó la intención provocadora de obligar a mirar en todas direcciones y hacia el interior para poder interpretar el momento en que la mujer se encuentra actualmente. Esa pretensión de mirar utilizando muestras de cultura material, como ella denominó a los documentos gráficos que formaban parte de la exposición, me pareció muy significativa de un aspecto sobre el que no se suele hacer mucho hincapié: los archivos también son, potencialmente, objetos de intervención desde el punto de vista del análisis socio-antropológico. No sólo los documentos vistosos, sino también aquellos en los que se reflejan las actuaciones del poder, ya sea democrático o dictatorial, a lo largo del tiempo. En pocas palabras se trata de orquestar esa “música” que los documentos sólo tararean  para completar una interpretación a la luz de métodos propios de las ciencias sociales.

Ávila, fría (climatológicamente), nos ofreció puntos para la reflexión y nos brindó su  cálida hospitalidad.

Esta entrada fue publicada en Archivos fotográficos, Difusión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.